Brahma

Una Vieja Leyenda.

Una vieja leyenda habla de una época en la cual todos los hombres eran dioses. Pero emplearon mal su divinidad, tanto que DIOS, el gran Maestro, decidió quitarles la capacidad divina y ocultarla en un lugar donde sería imposible que la encontraran. Así, el mayor problema era encontrar un escondite.

Cuando DIOS convoco a sus Ángeles, para consultar cómo solucionar este problema, propusieron: “Enterremos la divinidad del hombre en la tierra.” Pero DIOS contestó: “No, eso no es suficiente, porque el hombre cavará y la encontrará.”

Entonces los Ángeles respondieron: “En ese caso, arrojemos la divinidad en el más profundo de los océanos.”

Pero DIOS replicó: “No, porque tarde o temprano, el hombre explorará las profundidades de todos los océanos, y es seguro que un día la encontrará y la llevará con él a la superficie.”

Entonces los Ángeles concluyeron: “No sabemos dónde ocultarla, porque tanto en la tierra como en el mar no parece existir un lugar en donde el hombre no pueda alcanzarla algún día.”

Entonces DIOS supo: “Aquí, lo que vamos a hacer con la divinidad del hombre es ocultarla en lo más profundo de sí mismo, porque este es el único lugar en donde él nunca pensará en buscarla.”

Desde ese tiempo, concluye la leyenda, el hombre se volcó hacia la tierra, la exploró, la penetro, escaló Montes y Montañas, se sumergió en los mares, busco y busco, en una búsqueda de algo que estaba dentro de sí mismo.

(Eric Butterworth, Descubre el poder que hay en ti.)

Para concluir, una historia: Un día, el papa Julio II miraba a Miguel Ángel, uno de los más grandes escultores de todos los tiempos, atormentándose por tallar rápidamente un bloque del mármol.

Él le preguntó: “Pero, ¿porqué esculpe tan fuertemente?”

Miguel Ángel le contestó: “¿Acaso no ve que hay un ángel cautivo en ese trozo de mármol? Lo que hago es tratar de liberarlo”.

 

Las nueve claves para superar un conflicto.

  1. Mantente fresco cuando otros estén furiosos y pierdan la cabeza. Tienes el control sobre tus emociones, no lo pierdas. No se trata de no demostrar tu molestia, sino de hacerlo mesuradamente, sin después arrepentirte de una acción cometida en un momento de descontrol.
  2. Recuerda que cada discusión tiene al menos tres puntos de vista: el tuyo, el del otro y los de terceros, los cuales probablemente están más cerca de la objetividad. Siendo más versátil y viendo las cosas desde la perspectiva de los demás enriquecerás tu propio punto de vista.
  3. Espera a calmarte antes de hablar. Ten en cuenta que la relación es más importante que la discusión. Dale más relevancia a las personas que a las opiniones.
  4. Trata a toda persona con la cual tengas contacto como si fuera un pariente rico, de quien esperas ser incluido en su testamento. Nunca te arrepientas de tratar muy bien a la gente. Es el mejor negocio en todos los sentidos.
  5. Busca el lado positivo y agradable, aun de las situaciones más complicadas y dolorosas. Es una disciplina que te ayudará a pasar más fácilmente los momentos difíciles, y a convertir los problemas en oportunidades.
  6. Establece el hábito de hacer preguntas y, sobre todo, de escuchar las respuestas. Pregunta antes de reaccionar. Algunas veces disparamos y después preguntamos. También preguntamos, pero escuchamos para contestar, y no para entender.
  7. No hagas o digas nada que pueda herir o hacerle daño a otra persona. Aférrate al proverbio que dice que todo lo que uno haga, se devolverá. La gente no recuerda tanto lo que tú dices o haces, sino la intención con la que lo haces.
  8. Sé consciente de la diferencia entre análisis amigable y crítica destructiva. Observa si el propósito de tus palabras es ayudar, desahogarte o hacer daño.
  9. Ten presente que si toleras a los demás, ellos también serán pacientes contigo en los aspectos no muy gratos de tu personalidad.
  10. El verdadero líder sabe reconocer sus errores y aceptar responsabilidad. No olvides que un conflicto bien manejado fortalece la relación, y te ayuda a aprender de las diferencias.

 

La Palabra Mata (No Mataras).

El Verbo (Palabra) tiene poder de destruir, construir ó modificar.

Las palabras son como hechizos que pueden lograr el objetivo con el que sean lanzados ya sea positivo o negativo…

Así que el ser humano es como una mago que conjuga palabras para formar hechizos todo el tiempo sin tan siquiera darse cuenta de ello…

La energía pura de Dios (Amor) es el suministro Universal que Dios pone a nuestra disposición para hacer uso de ella conforme nos plazca, con el uso de nuestro Libre Albedrío…

Esa energía pura (Amor) es moldeada por la palabra dándole la forma que nosotros le queramos dar. Si usamos la palabra para ofender a nuestros semejantes, estamos haciendo un mal uso de esa energía, generando lo que comúnmente se llama karma (una deuda por el mal uso de la energía en nuestro tiempo de vida)…

En términos literales es como si nos dan una plastilina y con ella la moldeamos a nuestro antojo, formando ya sea algo Hermoso ó algo Desagradable…

La palabra es una de los medios mas usados por el cual tenemos el acceso a ese suministro universal de energía. Las palabras en forma de afirmaciones son las que tienen mas efecto y poder, a estas afirmaciones se les llama Decretos…

Las energía que en un principio nos llego en su estado más puro, en segundos la contaminamos con el uso de nuestro Libre Albedrío calificándola de una forma negativa., ó podemos darle el uso adecuado y positivo dejándola intacta en su pureza de amor con que nos fue dada…

Es sumamente importante ser concientes del poder de Crear que tenemos como hijos de Dios ya que es un Don de doble filo, si no se usa correctamente, la desarmonia en la vida es inevitable…

Muchas personas se la pasan quejándose é culpando a Dios por tanto castigo que reciben, siendo que ellos mismos son los causantes de sus tragedias y en muchos casos la de los demás…

Soy un Fracasado – Me voy a enfermar – No sirvo ó no sirves para nada – No Puedo – Me voy a Morir – Ojala y te Muras. Son un ejemplo del mal uso que le damos a la energía…

La Ignorancia del no saber del Poder que tienen de moldear su mundo a su antojo es el principal causante de su sufrimiento…

Las palabras pueden matar y enfermar ya sea a la misma persona o ala que fueron destinadas, pero también puede ser usada para sanar a si mismo y a sus semejantes…

Si alguien te lanza una ofensa o te desea lo negativo a tu persona.

Tanto como el y como tu tiene también el poder de neutralizarlo, afirmando lo contrario….

Yo me retracto y devuelvo la pureza a la energía…

Lo contrario de negativo, obvio es positivo. Yo Puedo ó tu Puedes – Yo soy feliz – Yo soy saludable – Yo soy Amor – Yo soy la expresión pura de Dios (Amor)…

Algunas personas personas que viven en la tragedia se preguntaran, ¿como puedo decir cosas positivas de mi si en estos momentos me esta yendo muy mal?…

Yo le respondería; tu en ese instante tienes esta situación negativa en tu vida, por que tu la estas creando, alimentándola con tu duda e incertidumbre, pensando y preocupadote y entre mas pienses en la tragedia mas te hundes en ella….

Las afirmaciones positivas no es otra cosa mas que expresar la verdad…

Las afirmaciones negativas, son mentiras que creamos y las mentiras se anulan con la verdad…

Las verdad disuelve la acción negativa que le dimos a la energía, devolviéndole su pureza original de amor…

Todos Estamos en la Búsqueda de la Verdad, por que en la verdad se encuentra, en la expresión de Dios más pura, a la cual pertenecemos todos…

Las Verdad los hara Libres…

Practíquenla….

Yo Soy Feliz, por que esa es mi verdad…

Yo soy Amor, por que soy hijo de Dios…

Yo soy Salud, por que el amor es saludable…

Yo Soy la Expresión de la Verdad en todo momento…

Amor por siempre…

 

Y a ti, ¿cómo te trata la gente?

Después de haber atravesado un camino largo y difícil, el viajero llegó a la entrada del pueblo en el que pasaría los próximos años de su vida.

Inquieto sobre la forma de ser de la gente en ese lugar, le preguntó a un viejo hombre que descansaba recostado bajo la sombra de un frondoso árbol de cedro:

- ¿Cómo es la gente en este lugar? – le dijo al viejo, sin saludarlo.

Es que vengo a vivir aquí y donde yo vivía las personas eran complicadas y agresivas. La arrogancia y la insensibilidad eran el pan de cada día.

El anciano, sin mirarlo, respondió:

- Aquí la gente es igual. -

El viejo siguió reposando. El caminante prosiguió su camino.

Horas después otro viajero que también llegaba al pueblo se acercó al anciano y le dijo:

- Buenas tardes, señor, disculpe la molestia, yo vengo a vivir a este pueblo y me gustaría saber cómo es la gente, porque en donde yo vivía las personas eran atentas, generosas y sencillas. -

El anciano levantó la cabeza, sonrió y le contestó:

- Aquí la gente es igual. -

En vez de preguntarte cómo te tratan los que te rodean, mejor pregúntate cómo los tratas tú a ellos. A la larga la gente se termina comportando contigo como tú te comportes con ellos. Observa si las actitudes de los demás contigo no son más que tu propio reflejo.

Sólo por hoy elige pensamientos y emociones positivas. Notarás la diferencia.

 

La Isla de los Sentimientos.

Érase una vez una isla donde habitaban todos los sentimientos: la alegría, La tristeza y muchos más, incluyendo el amor. Un día les fue avisado a sus moradores que la isla se iba a hundir, por lo que todos los sentimientos se apresuraron a abandonarla.

Abordaron sus barcos y se prepararon a partir apresuradamente. Sólo el AMOR permaneció en ella; quería estarán un rato más en la isla que tanto amaba, antes de que desapareciera.

Al fin, con el agua al cuello y casi ahogado, el AMOR comenzó a pedir ayuda. Se acercó la RIQUEZA que pasaba en un lujoso yate y el AMOR dijo: “¡RIQUEZA llévame contigo! La RIQUEZA contestó: ” no puedo, hay mucho oro y plata en mi barco, no tengo espacio para ti”. Le pidió ayuda a la VANIDAD, que también venía pasando: “VANIDAD, por favor ayúdame”. Le respondió: “Imposible AMOR, estás mojado y arruinarías mi barco nuevo”.

Pasó la SOBERBIA, que al pedido de ayuda contestó: “¡Quítate de mi camino o te paso por encima!”.

Como pudo, el AMOR se acercó al yate del ORGULL0 y, una vez más, solicitó ayuda. La respuesta fue una mirada despectiva y una ola casi lo asfixia. Entonces, el AMOR pidió ayuda a la TRISTEZA: “¿me dejas ir contigo?”. La TRISTEZA le dijo: “Ay AMOR, tú sabes que siempre ando sola y prefiero seguir así”. Pasó la ALEGRÍA y estaba tan contenta que ni siquiera oyó al AMOR llamarla.

Desesperado, el AMOR comenzó a suspirar, con lágrimas en sus ojos. Fue entonces cuando una voz le dijo: “Ven, AMOR, yo te llevo”. Era un anciano el que le decía eso. El AMOR estaba tan feliz que se olvidó preguntarle su nombre. Fue llevado a la tierra de la SABIDURÍA y, una vez allí, el AMOR preguntó a ésta: “¿Quién era el anciano que me trajo y salvó mi vida?”.

La SABIDURÍA respondió: “era el TIEMPO”. “¿El tiempo? Pero ¿por qué el tiempo me quiso ayudar?”, dijo el AMOR. La SABIDURÍA le respondió:

“Porque sólo el TIEMPO es capaz de ayudar y entender a un gran amor”.

No importa cuánto TIEMPO esperemos, si existe el AMOR el TIEMPO nos ayudará a esperar aquello que más deseamos. Todo es hermoso en el tiempo exacto que Dios tiene para nosotros, ni antes ni después.

Aunque este relato trata al amor como un sentimiento, hay quien dice que el amor no es un sentimiento, sino una decisión, de tal manera que independientemente de cómo te sientas, buscas las cosas que le hagan bien a esa persona a quien le brindas tu amor.

El amor verdadero es una decisión y, como proviene de Dios, está llamado a la eternidad.

Que tengan NO un día, sino una vida llena de amor!

¡FELIZ DIA!