La Terapia de los Hologramas

Dr. Rafael García Ch.

La terapia de los hologramas es la más eficaz, sencilla, económica y segura técnica terapéutica alternativa existente.

Es capaz de mejorar la mayor parte de los dolores en cosa de minutos, además de activar los más poderosos mecanismos autocurativos del organismo, por lo que, por ejemplo, en caso de una quemadura, no sólo aliviará rápidamente la sensación de ardor y dolor, por severa que esta sea, sino que acelerará, espectacularmente, su curación.

Un holograma corporal es la representación de la totalidad del organismo en un segmento determinado del mismo; existen en el cuerpo humano diversos hologramas, los más eficaces, a nivel de estos tratamientos, son los de la mano y los de los dedos.

La técnica terapéutica principal consiste en la presión puntual, en el sitio correcto, durante un período de tiempo de pocos minutos. Por su forma, algunos la pueden confundir con la acupuntura de mano o con la reflexoterapia de esta zona; sin embargo, una vez entrenado el terapeuta, él sabe que no es, ni se parece, a ninguna de estas dos terapias, simplemente es más sencilla y eficaz. Puede, por ejemplo, aliviar los síntomas ulcerosos en minutos o el dolor ciático y facilitar su curación; puede también utilizarse en una amigdalitis, luego de un golpe, en una cistitis o en centenares de problemas de salud.

Es el más reciente y espectacular avance de la terapéutica alternativa

La fotografía holográfica permitió realizar, por primera vez, la visión tridimensional del objeto fotografiado. Para ello el negativo tenía una característica muy interesante, cada trozo del mismo contenía la totalidad del objeto fotografiado. Esto constituyó un modelo para explicar el funcionamiento de muchos aspectos de la realidad en los que el todo está representado en cada una de sus partes.

Con el cuerpo humano sucede lo mismo, en cada parte del cuerpo, desde una célula, hasta los grandes segmentos corporales contienen la representación de la totalidad del cuerpo. Lo interesante de esto es que podemos influir sobre el cuerpo y sus funciones a través de estimular dichas representaciones, de tal modo que por ejemplo en la oreja hay la representación de todo el cuerpo, y se ha desarrollado un sistema terapéutico a partir de ello, al mismo se lo denomina auriculoterapia.

Lo mismo puede hacerse a partir de los labios, iris, lengua, pies, manos.

A cada representación completa del cuerpo denominamos holograma. Los más eficaces hologramas de representación, a nivel terapéutico están ubicados en las manos y los pies, por ello nos detendremos en los mismos; las extremidades, por ejemplo, también constituyen un holograma, pero tienen, como tales, poca efectividad terapéutica.

La explicación del por qué y cómo funcionan estos holosistemas no está suficientemente elaborada y es poco probable que la misma pueda hacerse a través de los meridianos descritos por la acupuntura, pues no existe correspondencia, como veremos y posiblemente tengamos que recurrir a conceptos funcionales nuevos, relacionados con la energía de la forma y con el funcionamiento del sistema nervioso autónomo, lo que si está claro es la enorme efectividad terapéutica de los hologramas de la manos y los pies, especialmente los primeros.

Lo que si sabemos es que el holograma contiene una serie de puntos analógicos, que representan el órgano enfermo y que su estimulación puede producir la mejoría e incluso la curación. Al ser adecuadamente estimulados estos holosistemas van a activar, de un modo poderoso, los eficaces mecanismos autocurativos del organismo, obteniéndose resultados sorprendentes, tal como podremos experimentar todos los que trabajemos adecuadamente con estos. Los estímulos a utilizar sobre los puntos analógicos pueden ser la presión, punción, el masaje, la coloración, el calor, el frío local, pero es de vital importancia localizar adecuadamente los puntos sobre los que debemos trabajar.

Es muy probable que lo que haga esta terapia es actuar de un modo especial sobre el sistema nervioso autónomo, los puntos estimulados actuarían como suiches que al ser adecuadamente activados reorganizarían el funcionamiento del organismo, ya que los efectos observados en los pacientes son similares a los hallados experimental y clínicamente al actuar sobre dicho sistema nervioso.

Speransski, reconocido investigador de la extinta U.R.S.S., realizó un sin número de experiencias en este sentido, en una de ellas inyecta alquitrán, un poderoso irritante, en la mucosa gástrica de un grupo de animales, pero a la mitad de ellos previamente les ha sido cortadas las conexiones del sistema nervioso autónomo. Los ratones normales reaccionaron con una gran inflamación y una zona de necrosis en el sitio de la inyección, en cambio, los ratones con estómagos denervados reaccionaron con una inflamación mucho menor y sin necrosis, esto nos da una idea de la enorme importancia del sistema nervioso autónomo en este tipo de reacción. En pacientes con neumonía, Speransski inyectaba un anestésico local paravertebralmente, a nivel de la región dorsal y al bloquear los nervios de la zona obtenía un efecto terapéutico similar al logrado por los antibióticos.

Paul Norguiere, en Francia, desarrolla el trabajo sobre el holograma de la oreja y el coreano Par Jae Woo, lo hace magistralmente, con los de la mano y el pie, veamos como opera el más importante de ellos, el de la mano.

 

Holograma de la mano.

De las zonas del cuerpo la que más se parece al mismo es la mano, veamos:

  • El cuerpo tiene 5 apéndices: 4 extremidades y la cabeza; la mano tiene 5 apéndices, los dedos.
  • Si estamos de pie 4 extremidades apuntan, naturalmente, hacia el suelo y una, la cabeza, apunta en un sentido diferente; la mano al abrirse 4 dedos apuntan hacia abajo y el pulgar en otro sentido.
  • Las 4 extremidades tienen 3 segmentos, por ejemplo: pie, pierna y muslo; los dedos que representan las extremidades tienen 3 segmentos cada uno (falanges).
  • La otra extremidad del cuerpo tiene 2 segmentos, cabeza y cuello; 2 falanges tiene el pulgar.

La representación del cuerpo y sus órganos en la mano sería la siguiente:

mano1

LA MANO REPRESENTA TODO EL CUERPO

La cabeza es el apéndice corporal más corto y más grueso; el dedo pulgar lo es con respecto a la mano.

La analogía apenas si comienza allí pues uno puede ir viendo la analogía segmento a segmento y entenderla, ello es vital para ubicar los puntos terapéuticos del holograma correspondiente.

Observemos la similitud entre los segmentos de la mano y del cuerpo, el recordar esto, es básico para la terapéutica.

 

Órganos del envés de la mano.

Estas son las áreas analógicas o zonas de correspondencia, cada punto u órgano, en el cuerpo, está representado en la mano.

La base de la terapia consiste en ubicar adecuadamente el punto de analogía de la zona enferma, en el área de la mano y en estimular correctamente dicho punto analógico.

El éxito de la terapia depende de estos 2 factores: localización adecuada y estimulación eficaz.

Repasemos los aspectos segmentarios de la localización a través del siguiente diagrama:

Mano derecha:

  • Dedo índice, miembro superior derecho.
  • Dedo medio, miembro inferior derecho.
  • Dedo anular, miembro inferior izquierdo.
  • Dedo meñique, miembro superior izquierdo.

Mano izquierda:

  • Dedo índice, miembro superior izquierdo.
  • Dedo medio, miembro inferior izquierdo.
  • Dedo anular, miembro inferior derecho.
  • Dedo meñique,miembro superior derecho.

 

Metodología de trabajo en las Terapias de los Hologramas.

Sirve para bajar la fiebre del aparato digestivo, ayuda a desinflamar, como consecuencia mejora la digestión, agruras, acidez, gases, eruptos y estreñimiento. Se aplica una toalla de manos húmeda de agua fresca y encima se pone una seca directamente al vientre, es importante que a los quince minutos se vuelva a humedecer ya que va a extraer calor y la temperatura fría se debe mantener.

  1. Ubique con precisión el órgano enfermo, si el problema está por ejemplo, en el corazón y trabajamos sobre el área analógica del estómago el efecto terapéutico no se producirá o será muy pobre.
  2. Ubique el área analógica correspondiente en el holograma en que usted va a trabajar.
  3. Explore la sensibilidad dolorosa presente en el área analógica y seleccione la zona de más dolor, suele haber un dolor exquisito.
  4. Presione con la barilla terapéutica el punto de mayor sensibilidad dolorosa o en su defecto puede usar la punta roma de un lápiz o la punta de un lapicero. Utilice una presión modulada (mediana y constante) sobre el punto a tratar, hasta que el dolor pase, lo cual suele demorar de 3 a 5 minutos.
  5. De masaje circular en la zona tratada, brevemente, hasta que el dolor pase y sienta algo de calor local.

Cuando presionamos el punto más adecuado solemos sentir sensaciones como entumecimiento, corrientazos eléctricos, calor o frío en la zona analógica en la que trabajamos, algunos pacientes también desarrollan sensaciones generales de calor o de sudoración.

Si encontramos muchos puntos dolorosos es posible que estemos usando mucha presión para la sensibilidad individual del paciente, y si no los encontramos, es posible que la presión sea muy baja.

Si la zona adolorida en el holograma es muy amplia podremos tratar los dos puntos dolorosos más distantes, que den una respuesta de sensaciones que nos muestran que allí obtendremos resultados.

Los puntos analógicos a tratar tienen ciertos signos que permiten identificarlos, el más importante ya fue descrito, dolor a la presión; pero también pueden haber otros como cambios de coloración de la piel, hundimientos o protuberancia en la misma.

Normas complementarias de tratamiento de los puntos analógicos.

  • Si el órgano blanco del problema se encuentra en el lado izquierdo, en general, el tratamiento deberá hacerse utilizando el holograma del mismo lado, al menos de que en el holograma contrario el punto en referencia sea más doloroso, en este caso se utilizará el punto más doloroso.
  • Si vamos a tratar órganos como hígado y bazo solemos preferir en el holograma donde no se superponen con los pulmones.
  • Los puntos analógicos deben ser reestimulados periódicamente, en las enfermedades agudas cada 3 o 4 horas y en las crónicas 1 a 2 veces al día, según su gravedad, hasta que el dolor desaparezca.
  • En quemaduras suele usarse el holograma contralateral (contrario) a la zona afectada.

 

El minisistema analógico del insecto

Así como en la mano está representado todo el cuerpo, cada dedo es un holograma del cuerpo entero especialmente los dedos 2, 3, 4, y 5.

Muchos problemas de columna responden bastante bien al holograma del insecto, sin embargo, si el problema es de una vértebra específica determinada es mejor el de la mano.

Los problemas de cuello es mejor tratarlos en el holograma de la mano.