Autocuración y Cáncer

En principio me gustaría recordar algunos hechos crudos, que nos tocan al menos bastante cerca. Después de lo que se llaman los epidemiólogos, las gentes que estudian el desarrollo de las enfermedades, una de cada 4 personas está destinada a sufrir cáncer, hecho que por lo menos no inspira tranquilidad.

Otra de las casi certezas, es la probabilidad que tengamos cáncer muchas veces al día.

Usted sabe qué es el cáncer, es una célula que se multiplica de forma irracional y que no tiene lo que se llama una inhibición de contacto. Las células cuando se desarrollan, y tocan otras células se detienen en su desarrollo, por supuesto para no proliferar mucho. Mientras que las células un poco locas, anormales, continúan desarrollándose.

Pero las defensas de nuestro cuerpo, de nuestro sistema inmunitario, destruyen estas células anómalas en el individuo sano.

 

En nosotros hay una fuerza que puede activar o frenar la enfermedad.

Me gustaría además recordar, a propósito de esto, una declaración del presidente de la sociedad americana contra el cáncer, el Dr. Pintagraf, que pronunciara hace algunos años y que decía:

“Personalmente observé casos de individuos que habiendo logrado en su tratamiento sobrepasar la enfermedad y a decir verdad vivir durante años, incluso decenas de años, pero que ante una situación de choque emocional, producida por, la muerte de un hijo, una infidelidad o un desempleo prolongado, por ejemplo; conocieron la reactivación de su cáncer el que los llevaría a la muerte.

Se han establecido pruebas, de la influencia de los estados emocionales en la condición física, y la enfermedad. Así mismo en nuestra investigación sobre la multiplicación de las células, deseo, de todo corazón, podamos ampliar nuestro campo de conciencia para incluir en ella, la posibilidad de que al interior de nuestro espíritu exista una fuerza, que pueda frenar o activar la evolución de esta enfermedad”

Fuertemente impresionado por esta declaración y por tal idea, un radiólogo americano que trataba el cáncer con rayos, el doctor Simonton, se interesó en esta área. Hizo, durante muchos años trabajos cuyo resultado ha sido un método.

Estudió sobretodo lo que va a llamar las personalidades cáncer. Parece que hay una tipología, una persona tipo que tiene cáncer.

Si se parte del principio según el cual, aquellos que tienen cáncer tienen también ciertos rasgos característicos de personalidad, parece lógico pensar que al disminuir tales rasgos característicos, se tiene menos probabilidad de ser atacado por tal problema.

 

Las características de las personalidades proclives al cáncer.

Primera cosa, tiene la peor imagen de si mismas, la peor imagen de sí. Sabe qué es la imagen de sí, es una idea que se hace uno de sí mismo. Hay un ejercicio en el Cdrom del Clubpositivo, que permite mejorar su imagen de sí.

La imagen de sí es la idea que se tiene de sí mismo. Todo el mundo tiene una imagen de sí que, al menos en ciertas áreas, puede ser negativa o malsana.

Segunda cosa, en forma general, la falta de objetivos en la vida.

Son frecuentes las personas que no tienen objetivos en la vida, o que no los tienen suficientemente. Una de las experiencias más espectaculares que se haya podido hacer sobre el cáncer , más exactamente en la leucemia, el cáncer de sangre, fue con ratas. Se advirtió que cuando se ponían dos ratas juntas, había una lucha entre ellas, por tener la supremacía, dos ratas afectadas de leucemia. Pasaban su tiempo alborotando, y, no hubo más leucemia.

En otros términos, tan pronto se encontraba un objetivo, bastante adecuado para ellas. Experimentaban su agresividad, lo que podría ser otra razón, en ellas.

La tercera cosa determinante es que hay una tendencia replegarse sobre sí mismo. El replegarse quiere decir también sentirse responsable, desechar la responsabilidad de la enfermedad, sobre los otros, sobre la fatalidad, sobre todo un montón de cosas.

Por último, cuarta cosa: un resentimiento permanente, éste ligado a lo que acabamos de ver, una incapacidad crónica para amar a otros, incapacidad para amar a los otros y perdonarles. En este punto se recuerdan las enseñanzas filosóficas antiguas y las religiosas.

 

Las características de quienes afectados por un cáncer se han curado.

Aquellos son los resultados del primer estudio que ha sido hecho, en personas que tenían más riesgos de ser afectadas por cáncer. Pasemos ahora a los afectados. Cuáles son sus características?

En las personas que están afectadas por esta enfermedad, hay quienes se curan, hay quienes cortan la enfermedad por años, y hay quienes la enfermedad se los lleva consigo, muy rápido.

El Dr Simonton también advirtió que habían características psicológicas.

Aquellos que tienen menos riesgo de la enfermedad y que la cortan más fácilmente en caso de padecerla, parecen tener una personalidad mas fuerte y mayor resistencia al estrés. El estrés es el efecto de la alarma creada en nuestro interior por un conjunto de estímulos.

Recuerde cuando esta en un ambiente muy ruidoso y con algún peligro amenazante: usted sale estresado, es decir, una reacción de defensa probablemente incluso desmesurada respecto al acontecimiento en sí.

Las personas que poseen esta personalidad, expresan alta confianza en sí mismos. Ya vimos hace poco la importancia de la confianza en sí. También son flexibles en sus sistema de creencias, es decir, son abiertos a nuevas ideas. Cosa ésta muy interesante.

Son más tolerantes, autónomos, tienen menos necesidad de relaciones interpersonales, lo que dice de su mayor autonomía.

 

Las características que quienes son afectados por un cáncer y no salen de él.

A la inversa de los anteriores, la personalidad tipo de estos pacientes, es más débil y vulnerable, su resistencia al estrés es menor, una brusca descompensación los hace estresar, su confianza en sí se derrumba fácilmente, su sistema de creencias es rígido, tienen menor tolerancia respecto de los comportamientos de los otros, a la vez que necesidad de acompañamiento por los demás.

Algo muy interesante en los trabajos de Simonton es que estas características, si bien, se aplican a estos enfermos en particular, en líneas generales se aplican a las enfermedades psicosomáticas. Por lo que, estudiar estas características es de interés para todos.

Primera conclusión, según los datos dados, es con: el desarrollo de un cierto número de capacidades, adecuada imagen de sí, tener objetivos, desarrollar la capacidad para amar y perdonar, aumentar la resistencia al estrés, etc., son atributos de personalidades con menos riesgos de estar afectados de cáncer u otras enfermedades.

El doctor Simonton ha creado un método de curación, podría decirse, psicoterapéutico, para ayudar a los pacientes a salir de graves enfermedades, y que al aplicarlo los resultados han sido altamente satisfactorios.

 

La enfermedad tal como se la ve.

Hay muchos factores tratados por este métodos. El primero es la enfermedad y el cómo uno la ve.

El segundo factor es el tratamiento así cómo, la relación al tratamiento: cómo ve el tratamiento.

El tercer factor es la capacidad de curar y cómo el enfermo ve esta capacidad de curar

El Dr Simonton notó que para la mayoría de los enfermos, el cáncer particularmente , es algo muy potente y que no hay nada que hacer.

Estos enfermos tienen a su alrededor ejemplos negativos que refuerzan sus creencias y sobretodo piensan la enfermedad como un auto-castigo es decir, encuentran razones, para creer que es lógico tener tal enfermedad pues ésta es un castigo por tal o tal cosa.

Cómo creen que su enfermedad es castigo, entonces el tratamiento ha de ser doloroso. El tratamiento se lo concibe como peligroso y el enfermo adopta una posición de víctima.

En lo que concierne a su capacidad de curarse, ellos lo vez como imposible. Hay un lado diabólico en el desarrollo de la enfermedad.

 

Un contra sistema de ideas sanas.

El Dr. Simonton entonces desarrolló un contra-sistema de ideas sanas, a saber:

La célula cancerosa es una célula muy débil que normalmente puede ser destruida por organismos sanos. Se sabe que si se inyectan células cancerígenas en organismos sanos, éstos las eliminan.

Por lo tanto, es necesario comprender que: el cáncer no es una cosa terrible, tampoco algo tan fuerte que vaya a aniquilar obligatoriamente a la persona, sino por el contrario es preciso recordar que las células cancerígenas son débiles.

Segunda cuestión, el tratamiento es benéfico, los efectos secundarios no son en absoluto necesarios. En el caso del cáncer, los vómitos, la pérdida del cabello, etc. Etc. Hay ciertamente efectos secundarios que son normales, pero se sabe de numerosos casos en que no se presentan.

Los pacientes del Dr Simonton, son gentes que frecuentemente no presentan efectos secundarios.

En lo que concierne a la capacidad de curar, los sistemas de curación del paciente mismo es muy fuerte. El paciente es capaz de eliminar todo lo que es defectuoso.

 

Cambiar el sistema de creencias del paciente.

La idea del Dr Simonton es cambiar el sistema de creencias del paciente. El explica, inicialmente, al paciente mismo, lo que la enfermedad es. Le pide formularse las siguientes preguntas.

Son preguntas que pueden plantearse a propósito de toda enfermedad.

La primera cuestión es: ¿Por qué estoy enfermo?

La siguiente cuestión es: ¿Para qué me sirve esta enfermedad?

Es así como se ha encontrado que en muchos casos con cáncer, las personas encuentran que la enfermedad es un medio para que los demás se ocupen de ellos.

Pero hay, por supuesto otra cantidad de razones.

Estas dos preguntas pueden aplicarse tanto a las enfermedades como a los accidentes.

Por ejemplo accidentes de carro, mi especialidad cuando era más joven. Le di una fortuna a mi aseguradora. Y, me di cuenta que, en efecto yo me accidentaba, y que inconscientemente lo provocaba, y que, eso me servía para algo. Si que, entonces si yo quería, también, con un trabajo mental, podría invertir los procesos.

Esta idea no es fácil de aceptar, tanto por parte de los enfermos como de los accidentados pues es más fácil, eludir las dificultades. La sociedad es, causante de los problemas. Esta frase, es el principio de un sistema de pensamiento cada vez más generalizado y que se expresa en las consabidas frases: Si no tengo trabajo es porque la sociedad no lo provee, si no se tiene éxito. Es decir, lo desagradable que pasa, es culpa de los otros.

En un primer tiempo, se comienza, formulando la pregunta, para dar un montón de razones, entonces, externas.

Luego, diciendo para qué esto, me sirve, surgen las formulaciones que pertenecen a sí mismo.

 

Visualizar los efectos de la terapia.

Luego en lo que concierne a la terapia, tomemos el caso del cáncer, Simonton hace visualizar la terapia bajo forma de rayos x, es preciso visualizarla bajo la forma de pequeñas gotas de energía que golpean las células.

Las células sanas se reparan, pues, ellas tienen la capacidad de repararse mientras que las células cancerígenas son muy débiles, e incapaces de repararse a sí mismas, muriendo.

Cuando se trata de quimioterápia, es preciso visualizar el proceso siguiente: el veneno (se inyecta un veneno en la sangre, éste afecta las células sanas, y éstas, las células sanas, se reparan, mientras que las células cancerígenas, son eliminadas) que mata las células malas.

En la tercera etapa, los leucocitos transportan y eliminan lo que no sirva. Simonton dice: “se acepta el hecho de que cuando se corta, eso se repara y basta proyectar esta misma idea en todo otro proceso de curación, aceptar esta idea, en cualquier otro proceso de curación”

Esto es preciso hacerlo bajo la forma de meditación. Es decir, bajo la forma de ejercicio a traves de una pequeña relajación. Usted puede procurarse un CD audio con este ejercicio. 3 veces por día, no más de 15 minutos. Pues, de lo contrario, más tiempo, se corre el riesgo de tener una suerte de compensación: se está tan bien en ese estado de relajación que puede uno allí, cautivarse.

Esto se hace tres veces, menos de 15 minutos, antes del desayuno, al medio día y en la tarde antes de dormirse, y puede esto aplicarse a toda enfermedad.

Durante el ejercicio, visualice los objetivos, es decir, visualice lo que usted indaga bajo una forma simbólica.

 

Precauciones a tomar.

El gran problema del sistema Simonton, es que hay gran cantidad de gentes que aún no están abiertas a estas ideas, y que no quieren practicar los ejercicios.

Evidentemente, dice, el Dr. Simonton, si no se practican los ejercicios, la cosa no marcha.

El Dr. Simonton dice a sus pacientes: si la enfermedad regresa, entonces, está bien, continúe. Si la enfermedad se agrava, esto puede suceder por la siguiente razón:

Algunas veces los pacientes en lugar de visualizar el cáncer como algo posible de eliminar y que esta siendo eliminado por el cuerpo, utilizan el estado de relajación para gozarse en sus fantasmas negativos.

Moraleja: Aceleran el proceso, Y entonces, la enfermedad en lugar de retroceder se desarrolla. Es preciso estar atentos y controlar la imaginería mental.

Libremente, se visualiza la representación simbólica del ataque a la enfermedad, etc. Por ejemplo: hay pacientes que ven el cáncer como un animal, otros como bolas que ruedan, otros como un combate entre indios y exploradores, otros en fin, que ven el agua que arrastra las células malas, o a las bacterias; como a la mala hierba, etc. Basta con representarse el proceso de curación bajo formas diferentes.